Lal La Buya

LAL LA BUYA ES UN PROYECTO ENCAMINADO A CAPACITAR A MUJERES EN RIESGO DE EXCLUSIÓN SOCIAL, EN ESPECIAL A AQUELLAS QUE HAN PADECIDO VIOLENCIA DE GÉNERO, PARA QUE PUEDAN CREAR Y CONSOLIDAR UNA EMPRESA TEXTIL, CON MARCA PROPIA, INSPIRADA EN LOS PRINCIPIOS DE LA MODA ÉTICA, Y COMPROMETIDA CON LA RECUPERACIÓN DE LAS ARTES, OFICIOS Y ESTÉTICAS TRADICIONALES PROPIOS DE SU CULTURA.

La finalidad esencial del proyecto es generar un marco de seguridad para personas dotadas de diferentes habilidades manuales, y de bajos recursos económicos, a fin de que puedan ser autosuficientes económicamente tras un periodo de formación en técnicas de gestión, diseño, comercialización y acceso a los mercados.

El proyecto nace impulsado por la Fundación Orbayu y la colaboración de la ONG Diseño para el Desarrollo y la Fundación Ana Bella.

Transcurridas todas las fases del programa inicial, el gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla, consciente de la necesidad de fomentar la economía social en una ciudad especialmente castigada por el desempleo, lo asume como una iniciativa de economía social, acompañando su consolidación económica y tomando como referencia otras experiencias basadas en los principios de la llamada Iniciativa de Moda Ética, promovida por el Centro de Comercio Internacional, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas.

Los objetivos prioritarios de la iniciativa son:

Avanzar en la igualdad real y efectiva de hombres y mujeres, la cohesión social y la lucha contra la pobreza a través de un proyecto que reivindica el valor del arte manual y la sostenibilidad del patrimonio cultural, a través de los círculos virtuosos generados por la Moda Ética.

Promover el autoempleo, formando a las participantes para que se integren laboralmente como emprendedoras sociales.

Introducir en el mercado las colecciones de Moda Ética realizadas en sus talleres para contribuir al desarrollo económico sostenible.

Para alcanzar estos objetivos se ha trabajado desde la formación, hasta el apoyo psicológico y las acciones dirigidas al empoderamiento de las participantes, en este caso casi todas víctimas de la violencia machista.

Acciones llevadas a cabo:

Selección de mujeres supervivientes de violencia de género, con las actitudes emprendedoras necesarias para llevar a éxito el proyecto.

Coaching personal con ellas para garantizar el éxito en el alcance de sus objetivos individuales y profesionales.

Dinámicas grupales de ayuda al empoderamiento de la mujer.

Talleres de empoderamiento para que liberen su potencial y actúen como agentes de cambio social a través de su propio emprendimiento.

Formación en diseño, patronaje, corte y confección.

Formación en gestión empresarial (organización del taller, creación de uno propio, comercialización de producto, promoción…)

La capacitación de estas mujeres, su empoderamiento personal y laboral y las posibilidades de vivir de su trabajo, constituirán un beneficio extensivo a sus familias. Los hijos e hijas de las participantes en el proyecto, tras haber padecido las consecuencias de vivir en un hogar violento, tendrán mayores posibilidades de desarrollo, formación y recuperación, gracias al reconocimiento a la labor de sus madres y la consolidación de un proyecto que les permitirá disfrutar de una vida más digna y segura.